Decidir desde el amor o desde el miedo

Decidir desde el amor o desde el miedo

“Cuando empezamos a realizarnos las preguntas correctas aparecen las respuestas que estamos buscando”

Te anticipo que este post trata de cómo tomar decisiones importantes, ayuda a reconocer que muchas veces algunas decisiones las tomamos con miedo y otras no llegan a tomarse. Ejemplo más viejo es: “sigo en este trabajo donde no tengo vacaciones y estoy muy jodido, pero no lo cambio por miedo a no encontrar otro”.

Te voy a explicar cómo usar esta herramienta tan potente que va a hacer que dejemos de dudar cuando vamos a tomar una decisión de una cierta importancia. Evitando conflictos entre lo que debo o quiero/siento y entre lo que la sociedad me dice que es el éxito.

¿Qué tiene que ver el éxito con decidir desde el amor o desde el miedo? Vamos por partes:

Error de decisiones basadas en modelo de sociedad.

Nuestro modelo de sociedad trae el problema que aquí vamos a resolver. Un modelo que exige llegar a lo mas alto, ser más y más, en muchos ámbitos, más belleza, mejores relaciones sociales, más popularidad, más posesiones innecesarias, más y más. Quienes no se corresponden a este modelo, corren el riesgo de ser diferentes, bichos raros o no triunfadores, entonces somos poseídos por los miedos y al ser lo contrario, entramos en conflicto.

La clave es entender que el modelo económico y social de esta sociedad NO es una verdad absoluta, esto nos ayuda bastante a poder decidir quiénes somos en realidad y qué queremos. Creo que hay tantos modelos como seres humanos hay y debemos elegir el nuestro aunque vayamos en contra de la marea. Estar alineados con nuestro verdadero deseo, forma de vivir y ser que nos conectará con el éxito personal.

Miedo ¿por qué? ¿A qué?

Miedo a ir en contra de la marea, de la sociedad, por el qué dirán, ¿seremos aceptados si cambiamos?, si hacemos lo que queremos, aquí contesta tú, párate unos segundos y hazte la pregunta a ti mismo. Aquí aparece el miedo como emoción y es interesante observarlo. Es una emoción necesaria porque nos avisa de peligros y nos protege. Es fantástica pero sin saber usarla y sin autoconfianza, esta emoción te paraliza, te congela, te ata, te esclaviza a no hacer nada, a estar en casa, a no recorrer tu verdadero camino, a no luchar por tus sueños… o a seguir un modelo que no te hace feliz. Aquí te encuentras cumpliendo el esquema actual de nuestra sociedad sabiendo que realmente eso no te hace feliz porque lo que a ti te gustaría es… (responde aquí tú)

El miedo alojado en la amígdala, dentro del sistema límbico (cerebro emocional) cambia el comportamiento y el pensamiento, nos protege y avisa ante peligros, nos hace tomar comportamientos de huida o ataque para lograr defendernos y nos paraliza. Siempre se pensó que era una emoción del cerebro reptiliano, aquel que actúa sin pensar, en décimas de segundo. Pero en los últimos años se ha demostrado a través de un estudio en más de 600 personas, que hay más áreas implicadas en el miedo, y los resultados, resumiendo, dicen que estas áreas pueden intervenir en la toma de decisiones ante un miedo. Incluso reprogramarlo, entonces ahora sabemos científicamente que podemos decidir aún teniendo miedo.

Vivir con miedo nos puede dejar inmóviles, miedo al fracaso, a no gustar, a no ser como la sociedad exige que seamos y esto nos frustra, no conocemos lugares nuevos, no conocemos a gente nueva, no hablamos con otras personas desconocidas por miedo, no seguimos nuestro rumbo por miedo y falta de autoconfianza, miedo a no soportar un rechazo, a equivocarnos etc. Seguimos un rumbo que nos han marcado.

Es aquí donde el miedo no está cumpliendo con su labor de proteger. Una parte de nuestro sistema límbico procesa un pensamiento y avisa que esto o aquello puede salir mal. Aquí estas protegido, en tu casa, en tu habitación, en tu ciudad, en tu país, en tu trabajo, en una relación que no te satisface, haciendo lo mismo de siempre, yendo a los mismos sitios de siempre, etc…

No te va a pasar nada. Pero nada malo ni nada bueno tampoco. 

¿Nos vamos a perder una vida que jamás nadie podrá describir con palabras lo increíble que es?

Reconocer nuestros miedos con una pregunta

¿Esto que voy a hacer lo hago por miedo a:

-no gustar?

-quedarme solo?

-quedarme sin trabajo?

-por miedo al rechazo?

-por miedo a equivocarme?

-por miedo a caerme, perder dinero, por el que dirán, etc?

Toda respuesta que sea, “lo decido hacer por miedo a: ” es también un paso para avanzar, tal vez cueste al principio pero ya lo estas observando, ves su origen, lo vas a dejar atrás porque ya lo has visto, ya conoces su juego, científicamente hablando ahora está funcionando la corteza prefrontal dorsolateral, ahora el jugador eres tú y puedes decidir.

Solución

Decidir desde el corazón.

Tan simple y tan potente, observar tu corazón, tu sexto sentido, tu estómago rugir cuando piensas en lo que te gusta de verdad, sentir los dragones en el estómago de lo que te apasiona, lo que te llena, imaginar desde el final, viéndote viajar, escalar, salir, correr, nadar, crear, dibujar, conocer gente nueva, vivir tu sueño, alcanzar cualesquiera que sean tus metas.

“Si quieres mover montañas empieza moviendo piedras”

Esto me lo he dicho mil veces a mi mismo. Para mi montañas era bucear barcos hundidos, aprender a hacer el pino, patinar, viajar solo, bucear a pulmón hasta los -20 metros, llegar a conocer a la persona más fantástica del planeta con la que compartir una vida, e incluso hubo un tiempo en que ir a tomarme un café solo, pero solo sin nadie, por no tener otra opción, fue la montaña más alta. Esto fue el Everest para mi. Todas estas montañas empezaron con pequeñas piedras, bucear más y más para coger experiencia, escuchar, titularme y aprender de los demás. Para hacer el pino empecé por colocar las dos manos en el suelo y en seis meses ya me sostenía unos segundos, entrenamiento de apena, aprender a respirar, cursos, entrenamientos muy raros del diafragma. Antes de viajar lejos empecé por salir cerquita, a estar solo lo aprendí con la lectura, porque lo primero que te enseña un libro es a estar solo, cada vez leía más y más  jeje. Aprendí que equivocarme y fracasar era parte de un todo más grande, que fracasar me hacía estar mas cerca de mis sueños. Conseguir todo desde un gesto pequeño, que acumulados en el tiempo se convierten en grandes proezas, y si miramos hacia atrás se ve la longitud del camino recorrido.

Siempre he decidido hacer esto o aquello porque es lo que me gusta y haciendo lo que me gusta y deseo nunca me equivocaré, si debo empezar de nuevo, empezar de cero, sin importarme lo que dirán nunca me equivocaré porque estoy haciendo lo más auténtico que hay en mi, ser yo mismo desde el corazón. Yo ya empecé de cero alguna vez, también me frustré y fracase mil veces, te digo que no pasa nada, es un camino de vida, de aprendizaje, que sin dudar repetiría porque este camino es el que me ha llevado hasta aquí y estar aquí es lo mejor que me ha pasado nunca.

El camino correcto siempre está dentro de nosotros esperando a guiarnos de forma pura y natural, a descubrirnos aún más, para vivir plenamente, sin conflictos propios y en Paz con lo que nos rodea.

y tú ¿Decides desde el amor o desde el miedo?

img_0251-2

2 comentarios sobre “Decidir desde el amor o desde el miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s