Mejorar nuestra capacidad de adaptación y aceptación frente a las dificultades y cambios, como parte de nuestro camino

Adaptación y aceptación como parte de nuestro camino

Aprovechando que estos días estamos viajando y ayer caminamos mucho por el paraíso de los valles de Somiedo se me ocurrió la idea de este Post, hablar de aceptar y de adaptarse al camino, al igual que hicimos nosotros, ante el fuerte desnivel, la lluvia y el cansancio. Para encontrar al final, nuestra propia recompensa. Aquí va, mi experiencia sobre la forma personal en la que nos adaptamos a las circunstancias, dificultades y obstáculos que aparecen en nuestras vidas, y cómo superarlas. Espero que te guste.

“Quien espera que todo salga a su gusto va a llevar muchos disgustos”

(Anónimo)

Qué gran verdad, nada hasta ahora nos ha llegado de forma fácil, todo lo que de verdad ha merecido la pena ha requerido un trabajo, una espera, un tiempo de esfuerzo, entender esto es aceptar uno de los mecanismos de esta vida. Entiéndase trabajo por dedicación, constancia, evolución de uno mismo, saber que es lo que NO y lo que SÍ queremos, controlar nuestras emociones y aprender a tomar buenas decisiones. Por otro lado tiempo, porque alcanzar objetivos relevantes lleva un proceso, no los borremos a pesar de los cambios, hay que tener paciencia para alcanzar la recompensa deseada.

En ese camino que aún continúa debemos desarrollar algo muy muy importante y es aceptar cada situación que nos toca pasar, reconocer rápido cada etapa y aceptarla nos ayuda mucho en tomar una línea de resolución de conflictos y estar menos tiempo compadeciendonos o lamentándonos. Esto sería característico de una persona resiliente. Marca tu meta como destino y dirígete hacia ello.( El Post anterior está dedicado a la Resiliencia)

Muchos de nosotros ante una situación o etapa que no desaseamos nos comportamos desde la negación. “Esto no me puede estar pasando a mi”, ” a mi no” ¿por qué a mi?.

Conocer que las reacciones de negación y del NO son las primeras que ordena el cerebro. El cerebro si no se entrena siempre responde NO.

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto”

Cuidado con las ordenes que interiorizamos, responder NO de forma automática y habitual es como tener un freno en la vida. Deja tus miedos a un lado y lleva a cabo el siguiente experimento en ti mismo. Empieza a responder si, y para a ti mismo añades mentalmente: “sí puedo”.

“No puedo controlar lo que está pasando ahí fuera, pero si puedo controlar mis emociones”

El control permanente sobre todo

Aceptar por primera vez que no tienes el control de nada de lo que ocurre fuera, es la clave, observar esto no es fácil, pero si necesario. Cuando lo asumes y te adaptas a ello, algo cambia en ti, incluso sentirás tranquilidad…

Ser flexibles como un árbol. Cuando sopla fuerte el viento, la copa del árbol se mueve de un lado a otro sin oponer resistencia. Sus raíces son fuertes y profundas para permanecer inmóvil mientras pasa el temporal.

Nosotros debemos permanecer fuertemente anclados a la tierra, pero como la copa del árbol que no ofrece resistencia ante el fuerte viento, nuestra resistencia ante los problemas es lo que nos hace sufrir. Disminuyen si los aceptas, la carga es más liviana si no ofrecemos resistencia.

Caminamos toda nuestra vida con problemas, frustraciones, malos momentos…en realidad los cargamos, como si fueran una mochila.

“No es la carga lo que nos pesa, sino en la forma en que la llevamos”

(Séneca)

¿Y después? El despegue

Vamos bien, dejamos la negación atrás, vimos el obstáculo, lo aceptamos, reducimos nuestra resistencia ante esa dificultad y la carga comenzó a ser menos pesada, empezamos a decir SÍ puedo y ahora ¿Qué queda?

Adaptación al nuevo entorno, etapa o situación. Algo va a cambiar, ahora tenemos que empezar a hacer las cosas que corresponden frente a esta nueva etapa, las prioridades tal vez hayan cambiado y es buen momento de reajustar esa lista, de ordenarla de nuevo, marcar una meta y avanzar hasta el siguiente destino.

Este hábito, estas herramientas, las vamos a utilizar todos los días, toda nuestra vida. Interiorizar este proceso nos dará un nuevo poder para mejorar en los ámbitos importantes de nuestra vida, relaciones sociales, trabajo, amor, familia, amistad, deporte, aventuras.

“Debemos de asumir los cambios que vayan llegando sin que nuestros objetivos se vean alterados”

Te invito a que mejores esta capacidad de adaptación al medio que nos rodea, y adaptación social también. Que te reinventes o modifiques tantas veces necesites para dar un paso hacia delante y consigas aquello de tanto deseas. Desde aquí sólo decirte que puedes dejar tu comentario, pregunta o inquietud. Juntos lo resolveremos.

Gracias por leer, nos vemos en el siguiente Post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s