Sé tu el cambio que quieres ver en el mundo. El regalo de Navidad de un café con Reven.com

“Nuestros actos siempre hablan más alto y más claro que nuestras palabras”

Sé tu el cambio que quieres ver en el mundo. ¿Por qué? Creo que todos por nuestra condición humana esperamos, se nos da bien eso de dejar que los demás den el primer paso. Los más miedosos llegarán al final del banquete cuando ya no quede nada, pero cómodos en su papel, se conformarán con las migas, las de siempre, las ven suficiente.

En estos días especiales por su peso emocional, donde queremos pasar tiempo con las personas que nos importan, que hacemos cosas que no hacemos todo el año, como abrazar, besar y sobre todo empatizar con otros, ser más humanos, ayudar más… muchas veces por la connotación de la fecha, otras por devolver el favor, otras por copiar, porque todos lo hacen y después el resto del año seguiremos emocionalmente fríos y distantes, sin empatizar demasiado, sin ayudar demasiado… aquí es cuando quiero plantear “El cambio”.

El cambio que tú quieres ver en el mundo

Y es que me gustaría que cada persona se convirtiera en el cambio que desea ver en los demás. No puedo dejar de fijarme en todas aquellas personas que van por el mundo apartando a los demás, sin la educación de un buenos días, de un por favor, de un Gracias. Si la vida va deprisa es porque tú corres, te atropellas, y te llevas a quien esté delante por medio. Esto es un ejemplo minúsculo pero solo quiero reflexionar sobre qué pasaría si con cada persona que nos cruzásemos cada día fuera amable con nosotros, me emociona pensar que con cada persona que me encuentre me diga buenos días, me regale una sonrisa gratis, me de las gracias porque le sujetara el ascensor, me saludara con un gesto amable cuando la dejara pasar con el coche en un atasco, me preguntara si estoy bien porque me vio agachado y simplemente me estaba atando los cordones, ,me regalara un rato de conversación cuando eso era lo que necesitaba…

A mí se me pone la gallina de pelos sólo con pensar en recibir esto, a ti seguro que también, y ti, y a ti…pero todos esperamos que suene el teléfono, que nos abran la puerta y nos dejen pasar, que nos sonrían y nos traten con ese mágico cariño, como sólo se disfruta el día de Navidad.

Si seguimos esperando nada va a pasar,ningún cambio va a llegar. Algunos leerán o sin leer esto seguirán sin descubrir lo que contiene el alma de cada uno de nosotros, acceder a ella no es fácil y requiere un acercamiento. No se descubre de un día para otro, porque conocer nuestra verdadera esencia es difícil y cuesta. Tampoco interesa al mundo que descubramos cuál es el camino a la felicidad porque no tiene costes económicos. Seguirán convenciéndonos que sigamos comprando de forma compulsiva para intentar alcanzar la felicidad y tratarán de mostrarnos como los más populares o famosos son felices con los objetos las marcas con los que posan durante la publicidad, antiguamente en las revistas u hoy en día en las RRSS.

El verdadero Regalo de la Navidad

Unas palabras sinceras en una hoja de papel hacen más feliz que el regalo más caro. Regalemos emociones, regalemos intensidad con aquellas personas que queremos. Estamos a tiempo, aún quedan unos días para que acabe el año.

Somos ese cambio que el mundo espera. Y tenemos un gran poder. No sólo en un día como hoy sino con cada nuevo día podemos comenzar de nuevo, una nueva oportunidad de regalar vida a cada persona con quien nos crucemos, a cada persona que sea importante para nosotros, a cada persona que queremos.

Es tan grande el poder de la ayuda que de alguna forma que no soy capaz de explicar aún, vuelve a mí con una energía mayor que cualquier alimento, horas de descanso o litros de café que haya tomado. Si lo pruebas entenderás que de alguna forma no física encontramos la explicación de porqué merece la pena cambiar el mundo y ayudar a los que están cerca los conozcas o no.

Todo lo que hace falta saber está dentro de ti, llegar a alcanzar ese conocimiento es lo que llamamos “camino”. Aceptar que la naturaleza somos nosotros y recuperar nuestra esencia natural es la responsabilidad de nuestro mundo actual para quitar esta ceguera que nos hemos creado en los últimos siglos y en especial en el S.XXI

Sólo podremos curarnos de la infelicidad mirando hacia adentro. Cuantos más miremos, más personas logremos estar en sintonía con nuestra verdadera alma, más cerca estaremos de recuperar nuestra humanidad, alcanzar lo que nunca antes se ha conseguido y así será más fácil que los más procastinadores se lancen al cambio y todos vivamos en una Navidad de amabilidad constante.

He aquí para mí el único sentido y regalo de esta fecha, y es que todos por un día sentimos cómo sería la vida si nos comportáramos así siempre. Cómo sería el mundo si no acabara este día nunca, si siempre viviéramos en la generosidad, en la humildad, en la bondad, en el cariño y en la sonrisa hacia los demás. ¿Cómo sería esta vida si cada día fuera mágico como hoy? Piénsalo, si quieres ser parte del cambio que tú quieres ver en los demás.

“La vida recompensa de forma extraordinaria a aquellos que se entregan, que luchan, que ayudan, que sienten de manera extraordinaria”

(José Reven)

Feliz Navidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s