El miedo nos paraliza. Salir de nuestra zona de confort. ¿Cómo? Si salimos unas horas o unos días de ella, ¿por qué queremos volver?

Vamos a buscar respuestas a estas preguntas y como no, en este post también contaré mi propia experiencia de la zona de confort. Conocer lo que nos ocurre nos ayuda a entender cómo se aborda este asunto. La nombraré Z.C para no ser muy repetitivo.

“El peor enemigo del hombre no es la muerte, es no saber vivir la vida”

(Victor Hugo)

“Prefiero lo malo conocido que lo bueno por conocer” Cuanto daño nos ha causado esta frase. Es una frase limitante, sin duda, quien la pronunció no llegó nunca a conocer el otro lado. Es una frase que pone un limite y no deja lugar a la exploración, al cambio, a la evolución de nuestro ser y a prosperar y crear un futuro genial. No me conformo con “bueno” quiero estupendo, magnifico, impresionante, increíble ¿Esclavos de nuestras circunstancias?. No gracias!. Viktor Frankl, prisionero de Auschwitz, acertó con el verdadero sentido de la vida al decir que: “Pueden arrebatarnos todo, salvo la propia elección de elegir que hacer con nuestras circunstancias”.

Basta ya de continuar hacia adelante con algo que ya pagaste pero no te aporta, que no te hace feliz. El costo hundido o costo perdido en economía significa que el desembolso en una cosa, una vez consumida, no te va a aportar nada más en el futuro. Para mi queda mucho nuevo y bueno por conocer. Dejemos el victimismo de nuestras circunstancias y demos ese paso hacia adelante en forma de acción. A veces somos tan cabezones que seguimos y seguimos en una lucha a costo hundido anclados en el principio de la frase “prefiero lo malo conocido”.

¿QUÉ TIPOS DE MIEDOS HAY?

EL MIEDO A LO NUEVO

Ante la incertidumbre del cambio, ante lo desconocido, el miedo aparece. Okey, no pasa nada, veremos en este post que no es malo. Lo dramático es exagerar el diálogo con el miedo y dejar que los temores crezcan en tamaño. El miedo se vuelve peligroso cuando lo exageramos. Imaginar el peor escenario posible en algunos casos puede darnos una idea de a qué nos podemos enfrentar. Tal vez al iniciar un negocio nos ayude a anticiparnos o valorar todas las posibilidades. Pero imaginar el peor escenario posible cuando queremos salir de la zona de confort no ayuda a salir. Imaginemos el mejor escenario posible, Así, sin duda, lo atraeremos a nosotros, la ley de la atracción una vez más y el pensamiento positivo es la mejor actitud para superar y avanzar. No digas nunca más “no puedo” y sustituye lo por: “lo intentaré. (Ley de la atracción: link aquí ) No permitas que el miedo te paralice, ante él sólo tienes que avanzar.

MIEDO AL APEGO

No nos da miedo lo nuevo, como antes, sino que nos da miedo perder lo que ya tenemos. Tenemos mucho apego a la ciudad donde vivimos, a nuestro grupo de iguales, amigos, familia y es verdad que da pena irse de casa para emprender una vida en otro lugar, pero todo en la vida tiene un precio. Tanto si sales de tu zona de confort, y cambias tu lugar de residencia o de trabajo como si no lo haces, tendrá un precio.

No hacer lo que te motiva, lo que te mueve, lo que te apasiona, tiene un precio más alto que hacerlo y dejar cosas atrás.

A veces creemos que vamos a perder los lugares, o a las personas que dejamos atrás,  pero no es así. Esto es un pequeño paréntesis en nuestras vidas, durante el cual, nuevas vivencias y aprendizajes llegarán para mejorarnos, añadirnos nuevas virtudes y valores y para acercarnos a nuestros sueños. Con 20 años tuve que irme a otra cuidad a trabajar, y luego a otra, y después otra diferente. Regresé 8 años después. Ni yo, ni la ciudad, ni la gente que aquí quedó son los mismos. Pero gracias a todos esos aprendizajes soy más feliz, más capaz, más fuerte, más valiente, más consciente de las oportunidades que tenemos. Los cambios cuando se producen son a mejor, porque en ello hay una evolución. Y es esta la que nos cambia.

Me encanta utilizar la palabra sueños. La utilizo en todos los post creo. Pero hay algo que yo sé y siempre paso por alto. A veces los sueños no son una meta. Cuando pongo la mira continuamente en ellos y aseguro su consecución a veces no es así.  En muchas ocasiones no llegaremos a cumplirlos porque las circunstancias, queramos o no, también influyen. “Soy yo y mis circunstancias” decía Jose Ortega y Gasset. Pero lo que es indudable que en el camino hacia ese sueño, ocurre que hay un profundo cambio interior. Hay una metamorfosis de nosotros mismos que aún siendo los mismos, actuamos, pensamos y vivimos de forma diferente. Tal vez, este sea el verdadero sueño para muchos de nosotros. Convertinos en mariposa.

“Si no hay cambio no hay mariposa”

Recuerda, ¿Cuál es tu miedo, a lo nuevo o a perder lo viejo?….

BREVE HISTORIA

Cuando escuché de uno de mis mejores amigos decir que a pesar de sus cuarenta años y de recorrer más de 33 países en los últimos 6 años seguía teniendo miedo, comprendí por mi parte que no sólo esto iba de vencer nuestros miedos luchando contra ellos.

Mi superación constante para derribar miedos me ha hecho vivir en una lucha, y por lo tanto, un desgaste de energía altísimo, que sí bien, me ha recompensado infinitamente en vivencias irrepetibles. Pero con estas palabras, mi amigo, me hace comprender que simplemente se acepta el miedo y se sigue.

“somos dos, yo y mi miedo”

(mi amigo)

De esta forma, nos aceptamos cómo somos en realidad, y pese a ello, continuamos sin rendirnos. Sin gastar todas nuestras energías para acabar con nuestros miedos. Es ahora cuando seguimos hacia delante mejor, porque nos hemos liberado de la carga que soportábamos para tratar de acabar con él. Ahora, dónde vayamos, él me ayudará a estar alerta y a avisarme de algún peligro y yo decidiré que es lo mejor y cómo hacerlo. De mientras, el cambio sucede en que debemos de focalizar en alcanzar nuestras metas, en vez de dejar que los miedos nos atemoricen y nos alejen de ellas.

Ni vivir sin miedo, ni tratar de acabar con él. Ni lo bueno es tan bueno, ni lo malo es tan malo. En la búsqueda del equilibrio está la esencia de la vida. El miedo está sin duda para ayudarnos. Para nuestro cerebro reptiliano (esa area pequeñita en forma de almendra, amígdala) todo puede ser amenazante, porque para ella, en el exterior hay animales muy peligrosos, lo desconocido puede ocasionar que no regresemos nunca y nuestra cueva es muy segura, donde nadie nos puede atacar. Esta recreación está obsoleta, ni el exterior es peligroso como hace 15 mil años, ni hay tigres, serpientes ni depredadores sueltos. Lo que hay es incertidumbre y miedo, a esforzarnos y a fracasar.

El miedo es muy necesario, nos mantiene alerta y esto nos hace responder mejor a las adversidades del día a día. Cruzar la calle sin mirar sería un atropello seguro. Realizar deportes de aventura sin atender a nuestros miedos nos haría ser imprudentes. El miedo nos regala una oportunidad más de reflexionar y ver algún detalle que se nos había pasado por alto.

¿Pero qué ocurre cuando nos limita? Que nos perdemos cosas buenas porque nos paraliza. A veces, perdemos oportunidades fabulosas porque nuestro miedo está dibujando una amenaza que no lo es en realidad.

MIEDO VS OPORTUNIDADES

Que nuestros miedos no nos impidan disfrutar de las oportunidades que nos regala la vida.

Es aquí cuando aparece la zona de confort. Una zona dónde nos encontramos seguros, sin ningún tipo de amenzas, sin miedos inquietantes. Porque a nadie le gusta que le estén asustando todos los días. Así que al final en el Barrio, en el gimnasio de siempre, en el bar de siempre, en tu ciudad de siempre, la gente de siempre… esto es interminable así que paro aquí. Parece que no está mal ¿verdad? Es suficiente ¿a que sí?

Pues no! Científicamente está demostrado ( Sociedad Española de Neurología) que viajar, conocer lugares donde no has estado nunca, hablar con personas que no conoces, crear nuevos vínculos sociales, estar en constante aprendizaje y realizar ejercicio físico, estimula una parte del cerebro (hipocampo) que está relacionada con la positividad, el aumento de la memoria y la prevención de enfermedades neurológicas. O lo que es lo mismo, realizar nuevas actividades mantiene un cerebro más sano. Ahora sabemos que existe un área gris en el cerebro que es la que se transforma en nuevas neuronas cuando creamos estímulos cómo los citados anteriormente.

¿Esto qué tiene que ver con nuestra zona de confort?. Bien, pues que dos párrafos atrás pensábamos que era suficiente este entorno seguro. Está bien tener estabilidad, pero en realidad nos estamos perdiendo la posibilidad de estar más saludables, más jóvenes, más alegres. Un cerebro más sano, responde mejor ante crisis personales. Crisis, de las cuales, al menos todos tenemos un par de ellas en nuestras vidas (Según estudios).  Pérdidas de seres queridos, rupturas de parejas, perdidas de trabajo, enfermedades propias o de seres queridos, son motivos para tener profundas crisis personales. Yo he tenido más de dos, pero así se hacen las medias jeje. Estas situaciones son realmente complicadas y aún teniendo un cerebro sano, el dolor se vuelve inevitable y la ayuda necesaria.

Pero prefiero hablar de un cerebro capaz de dirigir una mente indomable en situaciones difíciles, como las aquí expuestas. Estamos hablando que es indudable que si tuviéramos que navegar en un mar en tempestad, preferiríamos hacerlo con un buque fuerte y seguro de 100 metros de eslora antes que con una chalupa de madera de 5 metros y dos remos. Por ello, entrenemos nuestro cerebro, para que sea un buque capaz de capear los peores temporales de nuestra mente. Salgamos de la zona de confort a navegar y disfrutar de las oportunidades increíbles que nos brinda esta obra de arte que es nuestro planeta y surcar hacia el mar de nuestro destino.

SALIR DE LA Z.C ¿QUÉ HAY FUERA?

Oportunidades. Muchas oportunidades. Así de claro. Tus sueños, muchos sueños. Si te soy sincero, tengo tantos sueños que si un genio en una lámpara me los concediera tardaría 3 vidas en poder disfrutarlos todos.

 Soy un creador de sueños.

No te miento. Lo que ocurre es que creamos nuestra propia realidad basada en uno de nuestros miedos. Cruzar el umbral de la incertidumbre es una tarea de valentía para vencer a un miedo creado por nosotros, que nos impide ver todas las potenciales realidades de oportunidades que hay fuera. No sólo tienes la opción de vivir la vida que te ha tocado hasta ahora, sino que puedes crear otra totalmente diferente. Si crees que puedes hacerlo y saltas por encima del muro de lo desconocido y exploras el otro lado, verás que las realidades diferentes que allí se encuentran ofrecen oportunidades para alcanzar tu destino. La comodidad no te saca de dónde estás, ni te va a hacer mejor ni más fuerte. Soy el primero que le pasa que no comprende y no entiende lo que hay más lejos de la realidad en la que vive. Eso significa, que mi verdadero destino tal vez sea el de explorar y conocer, para de otro modo, aumentar el conocimiento de la realidad que me queda aún por conocer.

Creo que el motor de la vida es la ilusión. La ilusión hace que te levantes por las mañanas con ganas de hacer lo que te gusta, de estar con quien te gusta, de vivir experiencias que van a dar significado y valor a tu vida, de explorar y de acercarte un pasito más a tus metas o sueños.

367649-PAXP0P-501.jpg

Crear sueños es echar combustible al motor de la vida, para que genere ese movimiento, tan mágico que llamamos motivación.

Todo esto ocurre fuera de esa zona. Recuerdo que viví unos años en una Z.C  muy bien decorada, en la que al parecer no faltaba nada. Todo estaba planificado, atado, calculado. Las mismas relaciones sociales, las mismas rutinas semana a semana, mes a mes. Pero ¿qué le pasa a un soñador cuando le cierran la autovía hacia sus sueños?. Pues que la zona de confort puede estar bien, pero al cabo de un tiempo es inaguantable.

“Si parece peligroso salir de la zona de confort no has probado la rutina”

Un día salí corriendo a cumplirlos. Aquí aparecieron todos mis miedos de golpe. Sin duda una cosa era decirlo y otra comenzar el cambio. Era un muro altísimo, que me separaba de otra realidad completamente diferente, tenía la fe, que todo lo que deseaba estaba al otro lado. Aún así, lo nuevo me parecía amenazante. Llevaba unos años sin realizar deportes de aventura y volver a ello me suponía por un lado hacerlo solo y por otro estar “cagado”,  por si me iba a pasar algo. Además, tienes que ir algunas veces lejos, eso  también me daba miedo, viajar solo, me daba miedo, gente desconocida también me daba miedo. Yo sabía poco de esas actividades de aventura, centros deportivos nuevos, miedo al ridículo. Todo esto lo había fabricado mi mente, por culpa de un cerebro limitado debido a una vida vivida dentro de una Z.C.  Donde vivía un tipo de realidad. Condicionada por no conocer más allá, por carecer de toda la información. esa Z.C que exagera los miedos a lo que se encuentra fuera de ella. La incertidumbre me abrumaba. Vivir bajo la perpetua estabilidad de calma y comodidad no me dejaba ver toda la realidad. En esa Z.C mi status era alto y estar dispuesto a perderlo fue un acto de valentía.

QUE NO TE ENGAÑEN

Una vez fuera de la zona de confort que no te engañen, los miedos van a seguir estando ahí. Siempre van a estar. Tus actos determinarán si sigues, o si el sol te ha cegado demasiado como para volver a tu Z.C como en la caverna de Platón (wikipedia). Antes de volver, aguanta un poco más. Todo este esfuerzo se ve recompensado con la adquisición de nuevos valores, que te mejoran. Valentía, coraje, humildad, serenidad, autoestima, resiliencia, autoconfianza, optimismo. Tu zona de confort se verá aumentada. Al igual que a mi, que tiempo después ocurrió que dominaba varios deportes de aventura, especializándome más. Conociendo a muchas personas nuevas, disfrutando de grandes experiencias, en conversaciones increíbles con personas increíbles, en viajes, en la montaña, en buceo y en deportes como la calistenia.  Me convertí en más valiente, dejé un status antiguo y surgió uno nuevo. El cerebro siempre te va a recordar lo bien que estabas en tu zona de confort. Ignora lo. Después de esto, el planeta tierra se convirtió en mi zona de confort. Fuera de ella están todas las oportunidades que siempre quise tener. Fuera de la zona de confort están todas aquellas personas que te motivan a seguir, que aportan valor y te enseñan aprendizajes nuevos, personas que confían y creen en ti, que te animan a seguir hacia tu destino y a cumplir tus sueños.

Cuanto más ves, mejor visión tienes de las cosas. Aquellas personas que conocen otras culturas, han obtenido más vivencias, han viajado por todo el mundo, han conversado con todo tipo de personas, en todo tipo de lugares diferentes del globo, tienen sin duda una forma de ver las cosas más cercana a la realidad, que aquella persona que sólo conoce una cultura, una forma de pensar y ve diariamente lo mismo.

“Nada ha cambiado pero como yo he cambiado, todo ha cambiado”

Superar los miedos aumenta la autoestima, un valor que nos hace sentirnos más seguros, por ende, tendremos menos miedos. Salir de la Z.C para tener menos miedos. Es tal vez el camino más difícil, requiere de valentía, esfuerzo y mucha voluntad. La voluntad no es otra cosa que aquello que recitaba Viktor Frankl, la eleccion de elegir como actuar ante las circunstancias que te ocurren. Dar ese paso lo cambia todo. Pero saber que ahora estás construyendo lo que ocurrirá en el futuro, a mi, me es suficiente motivación para empezar cualquier camino por arduo que sea.

“La vida sólo se puede vivir mirando hacia delante y entender mirando hacia detrás”

(Sören Kierkkegaard)

Vivir fuera de la zona de confort constantemente requiere de mucha auto motivación, pero esto ya, pertenece a otro post. Hasta pronto !!


Foto portada:

Designed by ijeab / Freepik

Foto dentro del Blog:

Designed by Freepik

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s