¿Por qué los humanos tropezamos 100 veces con la misma piedra? Usando el pensamiento Lateral y la creatividad ante los desafíos.

Quien no haya tropezado con la misma piedra que se haga una análisis de sangre. Quizás no sea humano. Vamos a enfocar este tema tan común desde la superación y el pensamiento lateral, no te pierdas ni una coma hasta el final porque aunque es un post muy breve tiene mucha miga.

Quiero dejar claro que nadie nace aprendido, por lo tanto, tropezarse con la misma piedra es tan solo una parte del aprendizaje de nuestro ser. Tropezarse dos veces es tal vez una falta de observación. Tres veces es: que la vida nos está colocando delante algo para que lo aprendamos. Hasta que esto suceda nos lo va a repetir y repetir hasta que quede memorizado en nosotros. Más de 4 veces ya es encariñarse. Sería momento a entrar a valorar los pros y contras de esa piedra. Tal vez no le estamos dando el valor que posee,  un valor oculto no visto antes por nosotros.

Si tu piedra es un error, una cagada continua, estas fallando por el mismo lugar o si te causa un sufrimiento y quieres evitarlo sigue leyendo.

“Una persona que comete un error y no lo corrige comete un error mayor”

Confucio

¿Cual es la causa? La falta de humildad, no aceptamos las cosas como son y seguimos actuando igual. Lo normal es que la piedra siga justo en el mismo lugar esperando a nuestro pie.

En otros casos estamos esperando a que la piedra se mueva, y no es broma. Esperamos que la vida se arrodille ante nosotros y nos pregunte que deseamos y nos retire la piedra mientras nosotros, sentados con un mojito en la mano asentamos con la cabeza con signo de aprobación. Repito, nos falta humildad. Hagamos que el ego (post sobre el ego) se aparte y así podamos observarlo desde la humildad. Observar las circunstancias y nuestra relación con ella con total perspectiva. Una hormiga verá la piedra como una montaña y un águila la verá insignificante.

¿Qué hay que cambiar?

La mentalidad. Tomar la mentalidad de un principiante siempre nos va a mantener en continuo aprendizaje, siendo humildes, con todos los beneficios que implica. Estando muy atentos a que nos ha pasado para tener esa caída, cometer ese error de nuevo, reconociéndolo con total naturalidad pues conocemos nuestra naturaleza de ser humano, sin ocultarla.

Saber escuchar, realizarnos las preguntas adecuadas, ¿para qué ha ocurrido esto? ¿Por qué ha ocurrido? ¿Cómo me hace sentir cada tropiezo con esta piedra sabiendo que lo puedo evitar? ¿Cómo me sentiría superándolo? ¿Qué aprendizaje hay que sacar de esto? darán lugar a respuestas con mucha información que al asumir podemos cambiar la relación con la piedra, dejar de verla como un obstáculo y entender que su vínculo con nosotros es por un motivo mayor.

En la vida todo tiene un motivo mayor. Si no lo ves no significa que no exista. Si no lo puedes cuantificar, ver o tocar, no significa que no se halle.

“Sólo conociendo nuestros errores podremos evitarlos en el futuro”

(Jose Ortega y Gasset)

1. El objetivo es conseguir ver la piedra, ser consciente que existe y que ahora no la estoy viendo.

2. Segundo, reconocer el sentimiento que aflora en nosotros hacia la piedra y como tenemos automatizado el camino por donde vamos, ese que nos impide desviarnos y esquivarla. Al observar como nos hace sentir ese tropiezo repetitivo nos ayuda a tomar conciencia, la conciencia de la atención lleva al cambio. Es momento de realizarnos un montón de preguntas de como nos hace sentir, que pasaría si… etc. Tal vez ahora empieces a esquivar algo la piedra.

3. La recaída. Simplemente ocurre. Recuerda, somos seres humanos, nuestro cerebro regresa siempre a lo que conoce, a lo más cómodo, a lo más fácil, aunque esto no sea lo mejor para nosotros. Después de la recaída, nos armamos de paciencia. De paz y de ciencia, esto significa que nos perdonamos ante cada error y a través de la ciencia del saber, ya conocemos que el cerebro busca la solución más fácil y menos costosa, a partir de aquí, actuaremos con inteligencia y constancia. A esta altura hemos desarrollado suficiente destreza para saltar o rodear la piedra. Confía en ti. La clave es y seguirá siendo darte cuenta que tu pie se está golpeando con una de esas piedras que duelen.

Pensamiento paralelo

Me encanta el pensamiento lateral. Para los que no conozcan el pensamiento paralelo o lateral, resumido sería: Una alternativa de pensamiento contradictorio al lógico y común, pero que pretende dar salida en todas las direcciones posibles y buscar soluciones a problemas con mucha creatividad, dándole nuevos enfoques. Este termino fue usado por primera vez por Edward de Bono, su libro es muy interesante pero su lectura muy densa. (recomendable por supuesto)

Al grano. Si un ser humano se encuentra con una piedra en su camino, tal vez ni la mire, vea una insignificante piedra y continue. ¿Y una persona distraída? Tropezará con ella, seguramente. Para un niño, será un juguete, o una piedra para su tirachinas, para un anciano será una silla improvisada. Para una senderista será la marca de una ruta/sendero, un escalador analizará su tacto rugoso, una artista la retratará, un fotógrafo buscara las luces y sombras. Una emprendedora la utilizará para construir. Un filósofo se hará preguntas de ella y del hombre. David mató a Goliat, Miguel Angel esculpió una obra de arte con ella y uno de Bilbao la levantará. Como ves, el pensamiento lateral le quita la emoción negativa hacia la piedra y le aporta soluciones infinitas y virtudes frente al problema inicial. Hay algo en común en todas ellas, la creatividad y la predisposición a afrontar el problema. A ver la piedra y no mirar para otro lado, a transformar la adversidad en una virtud. A ser humildes ante un obstáculo. A observar y tratar de sacar un aprendizaje con una nueva perspectiva y por último añadir el lado positivo que tienen todas las cosas para convertir tu problema en tu próxima virtud. Conoce que es lo que te vincula con la piedra y te conocerás más.

Los desafíos de la vida tal vez estén ahí para demostrarnos a nosotros mismos de lo que somos capaces, aprender de ellos y mostrar al mundo en quien nos hemos convertido, para ser, el ejemplo y la influencia que los demás necesitan.

Jose Reven.


Foto portada:  <a href=”http://www.freepik.com”>Designed by Freepik</a>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s