Dar Gracias tal vez sea algo más que educación. La Gratitud en profundidad hacia la vida y su beneficio.

Dar Gracias tal vez sea algo más que educación. No sólo es un habito, es una transformación interior.

Debemos asumir con humildad, que para llegar a entender, comprender y conocer que hay algo más grande que nuestro propio ombligo, un nuevo conocimiento. Hay cosas que no entendemos, no comprendemos, no conocemos, y aquí debemos abrirnos, abrir nuestra mente, aunque nos cueste, para empezar a conectar con la verdadera vida. Escribí en muchos post, que la mente es como un paracaídas, si no se abre, no vale para nada.

“Encontrar la salida es algo muy diferente de encontrar la solución”

(No recuerdo el autor)

Agradecer por tener, poseer, no es la salida, la gratitud desde tu yo interior es la solución.

Por eso deseo explicar que es dar gracias. Lo primero que nos enseña esta acción es a ver el mundo desde la perspectiva de la positividad, desde el optimismo. De ver el lado bueno de las cosas. (te recomiendo esa peli 😉 a colación me ha recordado.

Quiero transmitirte en profundidad que ocurre cuando el ser que llevas dentro (tu Yo auténtico) expresa gratitud a la Vida. Para algunos este no será un texto fácil. Solo dispongo de estas lineas para explicarte algo que no puedes ver, ni medir, ni tocar, algo que aún la ciencia no puede demostrar. Pero tampoco negar.

Últimamente tengo más que nunca en mi boca la palabra GRACIAS. Por eso llega este post. No sólo para mí, sino que estos últimos días comparto con mi entorno este hábito.  Y ahora quiero hacerlo contigo. Por un lado, quiero transmitir como siento yo “ese gracias”, y por otra, tal vez para mí, recuperar su sentirlo aún más cada día. De agradecer a la vida las oportunidades que me ha brindado, la intensidad de los momentos con los cuales me ha sorprendido, la fortuna de la inmensa felicidad que me hace el milagro de sentirme vivo, los aprendizajes de los que me ha dotado, de como me ha construido a raíz de las duras adversidades, como me ha mejorado y sobre todo, por todo lo bueno que me va a regalar en el futuro.

Primera parte.

¿Qué es Gracias?

Gracias no sólo es expresar a través del lenguaje la educación que nos han enseñado, de agradecer a los demás sus, acciones, gestos,  palabras o hechos.

Gracias, es en su profundidad, una conexión a nuestra consciencia, a la fuente de de todo, de conocimiento, de razón, de inteligencia y sabiduría que tenemos. Esta conexión nos despeja la mente de un mundo, que nos hemos construido a través de pensamientos repetitivos, que llegan desde la cultura, también de nuestros hábitos y nuestra educación. Estos pensamientos, incorrectos hábitos repetitivos, han construido una creencia, que muchas veces, tapa, como las nubes hacen con el sol, nuestra luz.

Es esa luz, que por ejemplo recitan los textos del budismo, la que alcanzó el primer Buda, cuando hizo desaparecer el sufrimiento.

Gracias, por lo tanto es abrir una ventana, mejor aún, un ventanal hacia la vida. Dejando atrás creencias limitantes, negativas o juiciosas de nuestro día a día.

Es observar la vida con mayúsculas, una vida que se siente.  Paz, calma y  plenitud…

Dar gracias por cuanto tenemos, por cuanto somos, nos llena de perspectiva sobre las circunstancias que llegan a nosotros y su por que más profundo, que a la vista no se ve. Y este nuevo conocimiento, el que despeja las nubes de de nuestra ignorancia y nos permite ver ese sol, esa luz que nos hace entender la inmensidad de la vida. Darnos cuenta, no solo, de lo afortunados que somos, sino del potencial que tenemos para solucionar cualquier adversidad o alcanzar cualquier meta.

Dar gracias, es una parte necesaria para atraer a nosotros aquello que desde un deseo de optimismo queremos alcanzar.

Segunda parte.

Un nuevo conocimiento.

Una de las cosas que nos ocurren en nuestra mente durante una etapa de adversidad, entre otras es, la perdida de perspectiva y un aumento de negatividad. No sólo hay que dar gracias por la suerte de haber descansado en una cama tan cómoda durante la noche, sin tener que haber dormido al raso, sin peligros de animales, sin frio, sin lluvia, sin ruido. De poder disfrutar de una ducha de inacabable agua caliente con magnifico jabón, ni de deleitarte con un suculento y enorme desayuno. Este agradecimiento a lo material no está mal, es un buen comienzo, pero debemos profundizar.

Nuestra razón ha clasificado ese momento como negativo; sufrimiento, perdida, fracaso, frustración, injusticia, pero es la razón, desde la parte pesimista de nuestra emoción que sufre, la que clasifica. Esta razón incompleta de información clasifica según las creencias (cultura, aprendizajes, educación) que nos han, o hemos aprendido. Es como si introdujeras unos datos en un programa informático donde no se encuentra todas las respuestas, e incluso hay respuestas incorrectas. La solución por lo tanto que deriva el programa no es valida. Pero como la ha realizado un ordenador la damos por buena. Pues bien vamos a mejorar ese programa de ese ordenador que es tu mente.

Sírvase de nota importante, que en cada país del mundo haríamos una clasificación diferente, según raciocinios diferentes y todos ellos estarían bien. En nuestro país el día de los muertos es un día gris, un día triste, en el que se vela , se llora, vamos que se pasa mal recordando a los que ya no están y en otro país muy diferente se realiza una celebración, como pasa en Mexico.

Por lo tanto, la razón es una parte incompleta de nuestro ser humano, pero la hacemos caso al 100%. Pasamos por alto mucha información.  Y sin toda la información no se puede conocer toda la realidad. ¿Qué información nos falta? La que nos proporciona nuestro ser, esa parte de nosotros inmaterial, llena de bondad, comprensión y calma que posee toda la energía para moverte, para que te levantes y consigas cualquier cosa. Para que luches con fuerza. Para realizarte como un ser pleno y feliz. Esa parte de ti, es la que alimenta el motor de tu superación y abre las alas para hacerte volar.

Ese ser que hay en ti, solo ese, es con el que tienes que conectar.

Y a través de la gratitud profunda que te he contado se llega a él.

Tercera Parte.

Gracias y el universo.

Dar gracias, nos desconecta de las emociones negativas que podemos estar sintiendo, y en segundo lugar, nos asienta en el verdadero lugar que ocupamos en este mundo. Un universo con una leyes inamovibles, no creadas por nosotros, a las cuales tenemos que rendirnos y aceptar con paz. La ley de la gravedad consiste en que cualquier objeto que dejamos de sostener cae directamente al suelo. No criticamos esta ley física, ni la juzgamos, sabemos que existe y tal vez algunos no sabemos ni explicarla. Algo así sucede cuando agradecemos en profundidad cada oportunidad, cada regalo que la vida nos hace por minúsculo que sea, acabamos viendo cada detalle que antes se nos había pasado por alto. Por eso debemos agradecer todo cuanto nos pasa, porque en realidad cada hecho en sí sigue perteneciendo a este universo en el que vivimos, aunque no lo comprendamos,  pero los por qué, tienen un motivo.

Cuando sabemos dónde estamos, cuales es la realidad, cómo funcionan estas leyes, hemos conseguido abrir esa ventana para alcanzar nuestro nuevo conocimiento.

Cuarta parte.

Tu ser en frecuencia con la vida.

Cada vez que decimos a alguien “Disfruta”, le estamos diciendo que no se pierda la vida. Le estamos recordando que dé gracias por la oportunidad que tiene en ese momento, que dé gracias a la vida que le provee. Que observe desde el optimismo de cuanto dispone y que ello viene como un regalo. Porque siempre olvidamos que llegamos a este mundo sin nada. Y mira ahora. Mira a tu alrededor. ¿cómo es posible que tengas tanto, si viniste sin nada? Todo ha sido un regalo. Tu cuerpo físico lo alimentas cada día, lo entrenas, lo dejas descansar, le das medicinas, lo limpias, lo maquillas, lo pones guapo, le regalas ropas y accesorios para decorarlo.

Dar gracias es cuidar de esa parte de ti, más metafísica, más espiritual, que algunos llaman alma, otros espíritu, otros ser. Pero esa parte es también de ti y no la puedes dejar pasar por alto. No puedes ignorarla. No debes. Puesto que de ella nace la magia de la vida. De ella ha nacido todo lo que has conseguido en esta vida. Si ambas no están cuidadas no habrá equilibrio en ti.

Dar gracias supone acercarte a la verdadera esencia de la vida, tanto en lo bueno como en lo malo. De tal modo que, en esos momentos de dificultad, nuestro gracias, es por aquello que nos está enviando la vida para mejorarnos, para que crezcamos, para que sirvamos a otras personas, tal vez como puente o medicina, para que arreglemos algo en nosotros o para que busquemos o empleemos nuestra energía hacia otro lugar.

Esta conexión tan importante con nosotros mismos y con la vida, es necesaria para poder emitir la frecuencia adecuada, esa por la cual la propia vida recibe y nos provee.

Alegría, amor, libertad, risa, felicidad. Eso es lo que siento cada vez que doy  GRACIAS.


Tanto dar gracias he recordado la película del Dr. Wayne Dyer. Se llama “El cambio”

creo que él da las gracias más veces que yo en la película que yo en este post jeje.


Foto: <a href=”https://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/personas”>Foto de Personas creado por jcomp – http://www.freepik.es</a&gt;

Un comentario sobre “Dar Gracias tal vez sea algo más que educación. La Gratitud en profundidad hacia la vida y su beneficio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s