LAS 4 “T´s” Te pueden TRANSFORMAR. (Esto no lo encontrarás en internet)

“LAS CUATRO TES

1ª TIEMPO PARA REFLEXIONAR

2ª TALENTO

3ª TRANSMITIR POSITIVIDAD

4ª TUTORÍA.

Estoy tan seguro de ellas, porque desde hace muchos años, estas “CUATRO TES” han sido motor en mi cambio.

1ªT // TIEMPO PARA REFLEXIONAR

Con tan solo 15 minutos al día.

En este espacio de tiempo tomaremos conciencia de los hechos de cada día. Pensar en cómo hemos actuado, si todo lo hemos hecho bien o si por el contrario ha habido algún acto, del que no estemos orgullosos o que no se adecue a la moralidad. Es el momento de revisar nuestras acciones, las buenas y las malas. No es momento de juzgarnos, sino de realizar una critica constructiva de las malas y de realizar un refuerzo positivo de las buenas.

Es fácil que nos demos cuenta que no hemos cumplido con tareas programadas, o que nos culpabilicemos por no haberlo hecho. Es posible que alguna conducta que hayamos tenido no nos sintamos orgullosos de ella, pero es aquí, sin juzgarnos, ni condenarnos, donde nos perdonamos y corregimos, para en la siguiente ocasión nuestro comportamiento haya mejorado.

Es momento de preparar el día siguiente. De adelantarnos a lo que sabemos que puede ocurrir. Mañana si lo haré. Pero llega mañana y cometemos los mismos errores y no lo cumplimos tampoco.

Por eso, es el momento de poner cortafuegos y programar actos, tomar la decisión antes que llegue el momento. Desde aquí, en frio, asumir cómo vamos a actuar, para que nuestras emociones mañana no dirijan nuestra razón de hoy.

Tal vez hay que reducir el consumo de alimentos nocivos, o malos hábitos, que no nos benefician, y además nos hacen sentir culpables. Es momento ahora de tomar las decisiones, ya sea eliminar estos alimentos de casa, esconder el mando de la tv para usarla menos, colocar ese libro que se resiste encima de la mesa del salón, romper todos los cigarrillos que tengamos en casa, decidir, que si me ofrecen postre voy a decir que no rápidamente, o apartar el pan en cuanto lo vea en la mesa, tomar un trago de agua si estoy hambriento antes de tomar un refresco. Como ves, los mejores ejemplos se vienen hablando de nutrición, será porque algunos de estos cortafuegos a mí me sirven. La imaginación no tiene limites. Lo importante al principio, antes de crear un habito y un refuerzo en la nueva conducta es crear DISTANCIAMIENTO con aquello que hasta ahora nos puede. Durante el distanciamiento nos demostramos que si podemos, confiamos más del poder que guardamos y a veces baja el nivel de ansiedad sobre el consumo. No cabe duda que una lucha interior ha comenzado.

Pero no acaba con la nutrición o con los hábitos este punto. Se hace necesario para nuestro crecimiento emocional y desarrollo personal, seguir mejorando nuestra mejor versión.

SÍ, NUESTRA PERSONALIDAD.

Es por ello que nuestra conducta, nuestras acciones deben ser revisadas también en este momento. Porque sin ser conscientes de dónde erramos o dónde estamos acertando no podremos alcanzar un nuevo nivel.

Y hay que diferenciar dos aspectos de nuestra personalidad, aquellos que nos ayudan a conseguir cosas y dos, aquellos que están hechos para defendernos. Así que, necesitamos pensar en ello, reflexionar y conocernos mejor, para actuar mejor.

Debemos comprometernos con nosotros mismos en que nuestros actos y nuestro comportamiento con los demás mañana serán mucho mejor. Y ¿Cómo?

Es fácil, seguro que detectamos un momento en el día que no estamos orgullosos de alguna acción, o algún acto que hemos tenido con los demás o tal vez, nos han herido y no hemos respondido bien. Pues ahora es el momento de pensar cuál es la reacción correcta, pensar con tiempo, cuál es la forma correcta de ser y de estar ante la situación que nos ha pasado para si mañana o en futuro se repitiera nuestro cortex prefrontal ya sabe como responder, y dejar a un lado nuestro cerebro emocional, pues él para estos casos le dejamos en el banquillo.

De alguna forma, tu cerebro ya ha imaginado lo que tiene que hacer. Ha visualizado lo que va a venir, por ello, de algún modo, cuando ocurre, ya no le viene por sorpresa, está preparado para reaccionar, pues ha sido reprogramado con la respuesta.

2ª T //TALENTO ¿Cuál es mi talento?

Necesitas observar esto:

El mundo necesita de tu talento, de tus capacidades, y tu necesitas encontrarlo para evolucionar, si conectas con él, conectarás con una energía nueva, sanadora para ti, motivadora y que sin duda, te mejorará y mejorará la vida de los demás. Es proceso lento, pero observándote y estando atento a aquello que manifiesta tu entorno acerca de tus virtudes, te irá dando pistas de qué nuevos caminos tomar. ¿Por qué es tan importante este punto?

El sentido de la vida, el propósito, está conectado directamente con tu ser, con tu yo esencial, con tu subconsciente. Ese lugar no material, donde se guarda algo muy grande. Al acceder a él accedemos a un nuevo entorno, a un nuevo mundo, donde ocurren cosas maravillosas, un montón de oportunidades y donde se esconde la auténtica VIDA.

“Quien se acerca al objeto por el cuál ha sido creado y únicamente en su fin mismo, podrá encontrar el reposo y el bienestar”

-Marco Aurelio-

Sobre el talento, el libro del Elemento (Ken Robinson) te puede ayudar,

3ª T //TRANSMITIR POSITIVIDAD

Simplemente porque el cerebro no puede realizar dos acciones opuestas ya nos interesa este punto. Si estás pensando que todo es una mierda (y no te faltarían motivos) Todo va a ser una mierda. Aquello en lo que nos focalizamos el cerebro le presta atención. Aquello en lo que creemos, se convierte en una creencia y a su vez un hábito. Un hábito es una costumbre diaria y joder ! ¿Quién demonios quiere ver cada día que todo es una mierda? Aquí debemos de evitar la profecía autocumplida, que es lo siguiente:

Si creo que todo es malo, la vida es una desgracia, la gente mala y desconfiada, me pasa todo a mí, no tengo fuerza de voluntad, no podré con esto, no lo voy a conseguir y un largo etc… el cerebro se va a empeñar en darte la razón.

Tu, inconscientemente, vas a hacer todo lo posible por cumplirlo sin saberlo. Esto es la profecía autocumplida. Una mierda vamos, un sesgo de nuestro cerebro que hay que saber y ponernos manos a la obra para observar, ver y corregir.

Por eso, al transmitir POSITIVIDAD estás evitando todo lo anterior, además las emociones positivas, como la sonrisa, que activan 200 músculos en la cara se hacen contagiosas. Y en estos tiempos que corren, hace falta contagiar MÁS DE LO BUENO.

Cuando nos entregamos al mundo con esa energía positiva, a pesar que todo vaya torcido y mal, le estamos diciendo al universo que aquí estamos nosotros para luchar, que no nos vamos a rendir. Y, qué bonito es, generar la profecía autocumplida en nuestro favor. Ahora sí¡, nuestro subconsciente se va a empeñar en luchar, en cumplir con esa sonrisa, en mejorar ese ánimo, en generar en ti las ganas de seguir y seguir a pesar del duro camino que estés llevando. Porque recuerda, la vida no es fácil, por eso hay que luchar y luchar. Sin lucha no hay vida. Hasta para venir a este mundo tuviste que luchar por respirar, no dejes de luchar nunca.

Recuerda que la mente puede dar la vuelta a cualquier propósito, es la magia del lenguaje. Te diré, que soy quien soy, gracias a la manera en la que me hablado, y puestos a hablarnos, hablémonos con esperanza, con ánimo, con la certeza que a pesar de los días largos, las semanas de duro esfuerzo y los meses de paciencia… LO CONSEGUIREMOS.

Decía Marco Aurelio en sus memorias, allá por los años 170 a 180 d.c que :

“Semejante a a la naturaleza de tus ideas será el fondo de tu alma, porque nuestra alma se impregna de nuestras ideas”

4ª T // TUTORIA

En primer lugar, esta tutoría se crea para tratar de supervisar que estamos cumpliendo con las tres “Tes” anteriores y que le dedicamos tiempo a diario. En el caso que no, debemos planificar cada día para empezar al menos por 1 minuto, con cada una de ellas.

Pero a mi me gusta, ya que mi hábito de las cuatro “Tes” lo tengo muy instaurado antes de irme a dormir, me gusta, contestarme siempre algunas preguntas como pudieran ser algunas de estas:

¿Cómo me siento? ¿por qué me siento así? ¿Qué puedo hacer para no sentirme así? ¿Qué es lo primero que puedo hacer para no sentirme así?

¿Cómo me sentiría consiguiendo mejorar en todas estas “Tes”?

¿Estoy haciendo algo a día de hoy para mejorar mi talento?

¿Estoy haciendo algo a día de hoy para mejorar mi calidad de pensamientos y por lo tanto mi calidad de vida?

¿Estoy haciendo algo a día de hoy para mejorar la mejor versión de mi mismo?

¿Cómo puedo mejorar esto para llevarlo al siguiente nivel?

¿Estoy haciendo algo a día de hoy para mejorar mi futuro?

¿Que me hace falta para …?

¿Qué puedo hacer, con lo qué tengo, dónde estoy y con lo que sé?

Una vez al preguntar a Albert Einstein sobre que haría si sólo tuviera un minuto para salvar el mundo, para encontrar la respuesta, él respondió:

“Trataría de gastar 59 segundos en hacerme la pregunta correcta y 1 segundo en responderla

Ojalá te sea tan útil este post como fue y han sido para mi “Las cuatro Tes”

Un abrazo,

Jose Reven

2 comentarios sobre “LAS 4 “T´s” Te pueden TRANSFORMAR. (Esto no lo encontrarás en internet)

  1. Yo me encuentro en ese momento de la vida en que siento que todo hasta ahora no tiene sentido. Siento que mi propósito es crear, reparar, dar solución a problemas de la gente. Me hace sentir bien cuando un compañero de trabajo me pide si le puedo hacer algo para que le sirva para esta u otra cosa. Yo me busco las artes para ir resolviendo los problemas para construir algo que sirva para tal propósito. Me suelen decir que eso se me da muy bien, pero yo no le suelo dar importancia porque a mí me sale sin esfuerzo. He leído que eso es el propósito, lo que te sale natural sin esfuerzo.
    Tengo una hija maravillosa y una mujer que adoro y amo con locura. Pero mi día a día cada vez se me hace más cuesta arriba. La monotonía del trabajo en la fábrica soldando y remachando somieres plegables, los que hacerles de la casa, las cosas de la peque… Llegó cansado del curro y no tengo ganas más que de meterme en la cama o sentarme para no pensar en nada. Pero no puedo descansar. Tengo que ayudar a la peque con los deberes, hacer la comida del día siguiente, recoger, jugar con la peque,… Cuando llega mi mujer haber duchado a la peque, hecho la cena, y con suerte, poderme sentar un poco para ver la tele. Echar a mi hija a la cama y ya no tengo ganas de hablar y de hacer nada.
    Mi mujer me dice siempre de que me quejo que puedo estar con mi hija, que no trabajo por la tarde y que ella va de partido de un lado para otro todo el día.
    Y yo me siento esclavo en una vida que no quiero.
    Las quiero pero mi vida así no me llena. Estoy vacío. Las quiero en mi vida, son mi vida, pero me siento atrapado.
    No sé qué hacer como cambiar, y me da vergüenza pedir ayuda. Tampoco tengo a quien contar mis pensamientos. He perdido contacto con los amigos de siempre. Hace años que no los veo.
    Siento soltarte está chapa. Sin que me conozcas de nada pero necesito contar a alguien esto. Perdón por el chorizo que te he escrito. Un abrazo y ánimo por el confinamiento, ya queda menos!!!. Un abrazo

    Me gusta

    1. Hola Efirenova,

      Voy a contarte algo, espero poder ayudarte, y lo voy a hacer recordando los momentos que he estado en tu lugar. Porque estamos todos en el mismo barco de la vida, y hemos pasado o pasaremos todos, por adversidades y situaciones similares.

      Te encuentras fatigado, pero más mentalmente que fisicamente. Es debido a que el cerebro gasta una cantidad enorme de energía tratando de mantener el equilibrio mental, pues las situaciones de esfuerzo y aguante han declinado la balanza hacia un lado y el cuerpo resiente esta falta de equilibrio, de paz interior. Tu balanza necesita ser equilibrada. Tu SER está agotado.

      Es decir, tu energía vital está muy baja y hay que recuperarla. ¿Cuando ha sido la última vez que te has permitido darte tiempo a ti, a lo que este gusta, a lo que te hace sentir bien?
      ¿Cómo te sentirías dándote ese espacio, esa recompensa? ¿Que necesitas para hacerlo? ¿Por que no lo haces?

      Tal vez te encuentres perdido, sin saber que más puedes hacer para mejorar una situación. Es normal, es tu “”SER” el que te habla para que empieces a buscar.
      ¿Que hay que buscar y cómo empiezo?

      Hay un antes y un después cuando se habla de felicidad a nivel espiritual (no teista), espiritual quiero decir, esa parte de nosotros que no es material, ese lugar que maneja la paz y el equilibrio en nosotros. Y ese antes y después es en si mismo , es una transformación, un modo de ver con claridad la realidad y una forma de transcender desde la emoción incontrolada y reactiva sobre las cosas, hacia una comprensión mayor, que da lugar a una calma emocional.

      Esto es la dicótoma de control que inventaron hace 2.500 años en la antigua Grecia, los estoicos.
      Se trata de como te comportas, ante las cosas que no puedes cambiar. Esta frase tan simple esconde mucha tela amigo. Pues hay situaciones que aunque no podremos cambiar, si podremos cambiar la forma de enfrentarnos a ellas. Quiero decir, no es lo mismo enfrentarte desde la lucha que desde la entrega. Desde la resignación que desde la aceptación neutra. Que eso es así por motivos que desconozco y debo entregarme a ello cambiando yo.

      “Porque lo que no puedes cambiar acaba cambiándote a ti”

      No es lo mismo enfrentarte a ello desde el amor y la generosidad, que desde la frustración. Cuando nos enfrentamos a una adversidad que no podemos cambiar, nuestra actitud determina nuestro estado mental, nuestra energía. Tal vez al igual que el mito de Sisifo que fue condenado por los dioses a subir una piedra enorme a una montaña, y esa piedra caía sola por un hechizo cada vez que alcanzaba la cima, y Sisifo tenia que volver a subirla, por toda la eternidad, tal vez debamos aprender a llevar la carga que nos ha tocado de la mejor manera. Desvincular la emoción que sentimos, conocer que esa emoción no somos nosotros, y por tanto esa emoción no nos controla ni nos dirige. Ningún dios condenó a Sisifo sin un descanso, solo a la eternidad.

      Después de esto, obviamente, están las cosas que si puedo cambiar. Puedo dejar de echar culpa a otros de aquellas cosas que son mi responsabilidad, asumir estas cuestiones como propias, es de vital importancia.

      Permite-me la comparación con el mundo de Marvel, el de los cómics, pero no veo a Spiderman echando la culpa a su abuelita si se siente frustrado por tener que estar defendiendo a los ciudadanos todos los días y noches y que nadie conozca su verdadera identidad, como si lo que hiciera, no tuviera reconocimiento. Es un ejemplo, nada más.
      Pero lo importante es entender, que no estamos vacíos, cuando lo que realmente hacemos lleva un propósito mayor que el nuestro personal. Ese propósito transciende, aunque no lo mire nadie.

      “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”

      Puedo cambiar en dedicar un espacio aunque sea mínimo a un crecimiento personal, a un autoconocimiento, a aprender técnicas o herramientas de inteligencia emocional, a través de podcast mientras conduces al trabajo, 10 minutos de ejercicio al día. En definitiva, los hábitos diarios son MOTOR DE CAMBIO.

      Hay que luchar contra la vergüenza, porque lo único que aporta es una parálisis de las acciones que vamos a tomar, debido al valor que damos a la opinión de los demás y el miedo a su rechazo. Cuando tu sabes que es lo que te conviene y lo que necesitas, ¿a que no le pides opinión a nadie?. Ojo con tener miedo al rechazo. Quien nos quiere de verdad, nos apoya.

      Hasta aquí te he contado los tres puntos más urgentes que veo, re-establecer el equilibrio, cambiar hábitos y trabajar la aceptación sobre como nos enfrentamos a las cosas que no puedo cambiar.

      Por ultimo en nuestro caso, estamos confinados, y la situación mental se deteriora, se asemeja mucho los síntomas de la depresión. Por eso, mi recomendación es mantener unos horarios equilibrados, realizar ejercicio, llevar hábitos saludables y tratar de ser pro-activo, leyendo, escribiendo (llevando un diario, pues es el mejor terapeuta que existe) o realizando actividades didácticas o de ocio junto con la familia.

      Se hace necesario recordar a Wiston Churchil.

      Sus palabras a los soldados durante la guerra,
      “Cuando os veáis atravesando el infierno, no dejéis de caminar” Pues aún cuando estemos en inmersos en nuestro propio infierno, hay que seguir, sin detenerse. Pues es la única forma de atravesarlo y poder salir de él.

      Al dirigente de la Nación Británica, le falto añadir en su discurso que una brújula y un mapa se hacen necesarios para encontrar la salida antes. Espero que en este texto encuentres ese mapa y esa brújula.

      Mucho ánimo

      Jose Reven.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s